Al recibir un examen clínico, el paciente se enfrenta a una serie de términos desconocidos. Él no sabe lo que significan sus niveles de colesterol o azúcar en la sangre, por ejemplo. Del mismo modo, muchos empresarios no entienden sus indicadores de rentabilidad.

Ahora imagine que este paciente decidió no mostrar sus exámenes al médico. Al hacerlo, ignoró los resultados y no podrá tomar decisiones sobre su salud, volviéndose vulnerable como resultado.

Esta decisión algo irresponsable es tomada por muchas compañías que eligen no seguir los indicadores clave de rentabilidad de su negocio. Si quiere entender más sobre este tema, ¡solo lea este artículo hasta el final!

1. Indicadores de rentabilidad: índice de margen

Este índice es muy importante para los empresarios y para aquellos que desean invertir. Imagine que su empresa quiere atraer inversores para aumentar su área de operación. El problema es que su competidor directo quiere lo mismo.

En este ejemplo, el inversor analizará qué empresa puede generar más beneficios, y para ello, analizará los índices de margen neto y bruto de las empresas.

Para calcular el margen bruto, se debe realizar el siguiente cálculo:

Margen Bruto = Ganancia bruta/Ingresos netos

En este caso, el inversor descubrirá cuánto ganó la empresa antes de pagar sus impuestos, cargas laborales, etc.

El margen neto, a su vez, tiene en cuenta todas estas cargas. El cálculo es el siguiente:

Margen neto = Ingresos Netos/Ganancias Netas

Cuanto mayor sea el margen, mejor será la inversión, porque significa que la empresa se beneficia más del capital invertido.

2. Ebitda

Ebitda es un acrónimo en inglés que significa ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. Es uno de los indicadores de rentabilidad más utilizados, ya que muestra el beneficio operativo de la empresa, revelando su potencial de flujo de efectivo.

Algunos empresarios pueden preguntarse a sí mismos: “¿Por qué analizar un indicador que excluye tantos factores que agobian a la empresa? ¿No son estos factores parte del negocio? ”

El resultado negativo de una empresa puede ser causado por errores financieros, como la contratación de un préstamo. En este caso, el empresario que tiene un EBITDA positivo, pero un beneficio negativo, no tiene que renunciar a su negocio. Debería hacer un estudio financiero o una revisión del endeudamiento, por ejemplo.

3. Rentabilidad sobre recursos propios

Esto es el resultado del ingreso neto dividido por el capital de los accionistas. Aunque es un cálculo simple, este es uno de los indicadores de rentabilidad que no se puede ignorar.

Con el tiempo, un rendimiento estable sobre el capital puede indicar un estancamiento. Pero si este margen estable se acompaña de un capital accionario y un ingreso neto creciente, es una buena señal para la compañía; después de todo, muestra que está reinvirtiendo capital y buscando mejoras en su desempeño.

Como hemos visto en este artículo, es muy importante comprender los indicadores de rentabilidad de una empresa. Sin embargo, este proceso de análisis debe modernizarse. Su empresa no puede ser rehén de las hojas de cálculo de Excel.

Debido a esto, las empresas de todo el mundo ya están utilizando las soluciones que ofrece MyABCM. Póngase en contacto con nuestros especialistas para comprender cómo la tecnología puede mejorar sus indicadores.