Por muy bueno que sea un negocio o producto, ninguna empresa es inmune a crisis o períodos en los cuales la demanda no sea exactamente la esperada. Por lo tanto, el momento poco deseado de reducir costos es algo inevitable en este mundo tan dinámico.

Para evitar equivocaciones en este momento tan sensible en la gestión empresarial, vamos a analizar en este artículo, cinco errores fatales en el proceso de reducir costos.

1. Despedir para reducir costos

Aunque los gastos de personal pueden sofocar sus finanzas en un momento de crisis, despedir parte del personal puede ser una maniobra desastrosa para su empresa al corto plazo. Esta decisión genera descontento en los trabajadores que se quedan, junto con la sospecha de ser los siguientes.

Adicionalmente, los gastos de indemnizaciones pueden hacer que las finanzas de su empresa empeoren, generando problemas en cascada, debido a la disminución de la capacidad productiva. Si la intención es salir de la crisis, necesitará un personal listo para trabajar.

2. Reducir las inversiones en publicidad

Como las ventas disminuyen, el primer impulso puede ser reducir la publicidad. No ceda a este impulso ya que el marketing es la mejor forma de atraer a nuevos clientes a su negocio, y usted necesitará de ellos.

No piense igual que la competencia y dé a conocer no sólo sus productos principales para buscar clientes nuevos, sino que también, divulgue toda su gama de productos, para demostrar que su empresa se sigue manteniendo estable y no se vio afectada por los eventos en el caso de una crisis financiera.

3. Reducir costos insignificantes

La calidad del café que se sirve a los empleados y clientes, la calidad de las servilletas, vasos de plástico e incluso del papel higiénico es algo que puede ser revisado. Sin embargo, no es aconsejable pasar demasiado tiempo gestionando gastos de productos de menor importancia y materiales para su negocio.

Además de generar insatisfacción por parte de los empleados y los clientes, esta solución no dará una mejora económica visible y el tiempo invertido en esto podría ser utilizado en otros puntos de más importancia.

4. No revisar los procesos operativos

La reducción de costos puede ser lograda ahorrando, pero también puede ser lograda revisando los procesos de producción de toda la empresa. Si usted está llevando a cabo procesos antiguos, es hora de revisar todos los procesos operacionales.

Llame a los gerentes y supervisores para discutir lo que puede ser revisado o reestructurado. Desde procesos productivos y administrativos, hasta el servicio al cliente, todo puede ser revisado, mejorando la calidad y reduciendo los gastos financieros de su empresa.

5. Sacrificar la calidad de los productos o servicios

Si su idea es mantener sus ventas y hacer que su marca sea vista por más clientes, la calidad debe ser mantenida. A veces, pequeñas reducciones de costos acarrean a reducciones mucho más grandes en la calidad del producto o servicio.

Siendo así, debe analizar profundamente los gastos productivos y sus posibilidades de reducción, ya que algo que no puede alterar al disminuirse la demanda por parte del mercado, es la calidad del producto o servicio ofrecido.

La reducción de costos es algo que siempre debe ser visto por los administradores y su necesidad debe ser revisada en tiempos de crisis financiera. Lo que debe analizar es la viabilidad de los procedimientos de reducción de costos, ya que estos pueden traer más daños que soluciones a su empresa.

¿Usted sabe de alguien que tenga problemas y esté pensando reducir costos? ¡Comparta este documento en las redes sociales y guíe a los demás al camino correcto!