Hacer un análisis de riesgos eficiente es de suma importancia para la planificación empresarial. A través de este análisis, podemos mejorar el control de costos, aumentar la rentabilidad y muchos otros beneficios para la administración de la empresa. Una gestión realizada correctamente permite el crecimiento sostenible del negocio a largo plazo.

Para reducir los errores de hacer un análisis incorrecto, necesitamos procedimientos muy bien definidos y preferiblemente automatizados. Al automatizar los procesos, es posible promover la agilidad y la regularidad en la toma de decisiones y, en consecuencia, aumentar los resultados periódicos que la empresa necesita para entregar.

Sin embargo, ¿cómo hacer este procedimiento? En este artículo analizaremos la importancia de la automatización del análisis de riesgos, con el objetivo de minimizar los errores y fallas para aumentar la productividad del negocio en general. ¡Continúa leyendo para saber más!

Pasos para un análisis de riesgos

Primero necesitamos entender cómo se realiza un análisis correcto. Con este fin, exploraremos los pasos clave que constituyen un análisis consistente, capaz de entregar resultados positivos a los gerentes responsables de la organización. Estos pasos se dividirán en cinco partes, como se explica a continuación.

Identificación de riesgos

La idea principal es la reducción masiva de los riesgos que involucran a la empresa y para hacerlo, debemos dar prioridad a la identificación de posibles amenazas que puedan surgir con el tiempo. La forma más eficiente de estimar posibles objeciones que podrían surgir sería a través de reuniones con lluvias de ideas entre empleados y gerentes.

Esta reunión, celebrada por cada sector de la compañía, tiene como objetivo identificar posibles eventualidades que puedan afectar el desempeño del área, lo que lleva a un resultado insatisfactorio en relación con los objetivos de la Junta. Por lo tanto, corresponde a los líderes responsables hacer que esta reunión sea lo más productiva posible.

División

Una vez que se han identificado las posibles objeciones, deben clasificarse para que quepan en el flujo de trabajo de cada sector. Tenga en cuenta que hay sectores que son esenciales para el nivel estratégico de la empresa y, por eso, tienen prioridad en el desempeño de las tareas.

Después de la categorización, es necesario mantener el enfoque de la toma de decisiones del impacto en cada medida que será necesario tomar. Estas medidas deben realizarse de manera estructurada para generar los mejores resultados posibles, lo que lo convierte en uno de los puntos más importantes de todo el paso.

Priorización y análisis

Después de clasificar los posibles obstáculos, debemos prestar atención a la priorización y al análisis de riesgos. Una vez categorizado, es fundamental comprender y, especialmente, medir el impacto que cada objeción puede tener en los resultados futuros de la compañía.

En esta etapa, vale la pena examinar, en detalle, cuán negativo puede ser cada obstáculo que pueda surgir con el tiempo. La estimación precisa de la probabilidad de cada evento también está en la lista de prioridades en el proceso de análisis, y cualquier contraparte debe ser resuelta para que no haya sorpresas en cuanto al resultado.

Tratamiento

Con los riesgos adecuadamente medidos, debemos enfrentar objeciones futuras. Deberíamos comenzar con los riesgos que tienen más probabilidades de ocurrir y que tendrán el mayor impacto negativo en los posibles resultados de la compañía. El tratamiento más efectivo es el que utiliza los recursos disponibles para eliminar la posibilidad de que se produzcan eventualidades negativas y eliminar posibles resultados desastrosos.

La forma más eficiente es construir una base de datos de riesgos pasados, desde la cual será posible medir con mayor precisión la probabilidad de que el riesgo se consuma. Estos datos proporcionarán información que será muy útil en el futuro, permitiendo al equipo de tratamiento tomar medidas más proactivas para abordar estas eventualidades.

Monitoreo

Después de abordar los riesgos, debemos monitorear toda la situación para que no haya situaciones que se salgan de control. Los informes de progreso deben emitirse periódicamente para evaluar si el riesgo aumenta o está bajo control. Estos informes deben tener indicadores que ayuden a monitorear las objeciones.

Los indicadores deben contener los objetivos alcanzados, actividades específicas y desafíos en la ejecución de las acciones. Es crucial señalar que pueden surgir nuevos riesgos y que el proceso de análisis debe ser eficiente y flexible para que la adaptación a las nuevas circunstancias se pueda hacer de manera consistente.

Requisitos basados en LGPD

Ahora que todo el proceso de análisis de riesgos se explicó adecuadamente, podemos ver lo importante que es este procedimiento para la empresa. Como tal, debemos tener cuidado cuando se concibe este proceso. Hacer todo esto manualmente puede conducir a errores de análisis y socavar todos los resultados consolidados. Por lo tanto, abordaremos la automatización del proceso de análisis de riesgos y repasaremos brevemente qué es LGPD y cómo puede ayudar en estas actividades.

La LGPD (Ley General de Protección de Datos) tiene como objetivo establecer reglas para el almacenamiento, procesamiento e intercambio de información privada, colocando salvaguardas y sanciones a quienes no la cumplan. Creada en agosto de 2018 (vigente desde febrero de 2020), la ley tiene algunos requisitos que deben cumplirse para tener una base legal para el cumplimiento de las obligaciones penales.

Estos requisitos se basan en el consentimiento de la persona, el principio de necesidad y el control total del almacenamiento de datos por parte del usuario, quien puede solicitar la eliminación de información cuando lo considere necesario. Obviamente, debe estar bien informado sobre estos principios y cómo pueden afectar el análisis de riesgo y las estrategias de marketing de su empresa.

Requisitos de Monitoreo

Comprender los requisitos de LGPD genera preocupación sobre cómo monitorear estos procesos para que no haya problemas legales. El monitoreo constante del procesamiento de datos debería proporcionar una mayor seguridad en términos de cumplimiento de la ley y un mejor análisis de los riesgos potenciales que la empresa puede enfrentar en el futuro.

Debido a esto, debemos buscar constantemente la mejor manera de monitorear los datos consolidados. Este monitoreo permitirá a los gerentes responsables tener total confiabilidad en la información que se obtendrá, con el objetivo de la planificación estratégica de la compañía a través del análisis de riesgos, y también cumplirá con los requisitos legales aplicables dentro de la ley general de protección de datos.

Por lo tanto, existe una gran necesidad de buscar posibles soluciones que cumplan con estos dos requisitos comerciales principales. Para eso, podemos mencionar algunas medidas, como la inversión en la estructura de protección de datos, la capacitación para el equipo responsable, la gobernanza bien implementada y la transparencia en la gestión.

Ahora manténgase informado y descargue nuestro e-Book con los 7 mayores desafíos de la reducción eficiente de costos. ¡No se lo pierda!