La gestión de una empresa requiere experiencia. Normalmente, la persona que cumple esta función se ha preparado con educación Universitaria, por ejemplo. Otras fuentes de información relevantes son revistas y artículos. Sin embargo, nada es más útil para un emprendedor que la evaluación de los números del negocio en sí. Es por eso que preparar un pronóstico de flujo de efectivo es tan importante.

Un pronóstico de flujo de efectivo es un estudio interesante que puede ayudar a un emprendedor a tomar decisiones financieras correctas rápidamente. Es natural que las empresas presten atención a su flujo de efectivo, pero al organizar esta información de una mejor manera, es menos probable que sean susceptibles a la influencia de factores externos.

¿Interesado en este tema? Entonces este artículo te ayudará a entenderlo mejor. ¡Comencemos!

Previsión de flujo de efectivo: ¿Para qué sirve?

El objetivo de un pronóstico de flujo de caja es proporcionarle a un empresario un panorama futuro del negocio, centrándose en el corto plazo. De esta forma, los controladores de la compañía sabrán durante qué períodos la cantidad de efectivo que sale de la compañía excede la cantidad de efectivo que ingresa.

Uno de los muchos usos de este control es organizar el pago de facturas para que el proceso financiero no dañe el flujo de efectivo de la empresa, poniendo en peligro las inversiones de la compañía.

A largo plazo, un pronóstico de flujo de efectivo ayuda a una empresa a planificar sus actividades financieras revela si tiene liquidez y mejora su administración del capital de trabajo.

Previsión de flujo de caja: ¿Cómo lo prepara?

Es posible preparar un pronóstico de flujo de efectivo en cualquier momento durante la existencia de una empresa. Idealmente, este tipo de planificación debería comenzar cuando se funda la compañía, ya que le permite al empresario evaluar las inversiones de una manera más segura.

El primer paso es definir el valor del saldo inicial de la empresa. Luego debe identificar los costos fijos y variables. Un consejo es controlar todo el dinero que sale de la compañía, por pequeños que sean los montos, ya que, si son recurrentes, terminarán sumando grandes cantidades a lo largo del tiempo.

Si la compañía tiene deudas, es importante incluirlas en los costos variables, identificando las tasas de interés aplicables. Si la compañía planea obtener un préstamo, esto también puede incluirse en el estudio, incluso si el préstamo no se ha retirado aún. Esto es importante para descubrir si la transacción es viable.

Identifique los montos que ingresarán en las arcas de la compañía, así como el período en el que ocurrirán estos depósitos. De esta forma, la empresa entenderá cuándo tendrá capital disponible y cuáles serán los depósitos previstos.

Este estudio también puede incluir otra información dependiendo de la situación de la compañía. Es importante destacar que estos son pronósticos. No tienen en cuenta la quiebra de un cliente, por ejemplo.

Aun así, es muy recomendable que tenga un pronóstico de flujo de efectivo, porque de esta manera su empresa no será sorprendida por factores externos, y las decisiones financieras se pueden tomar con mayor confianza.

Un consejo importante es modernizar la recopilación de estos datos para reducir la frecuencia de errores. No sueñe con preparar este estudio con bolígrafo y papel. Crear una hoja de cálculo de Excel también está desactualizado. Lo ideal es trabajar con un software especializado para realizar estas funciones.

Ahora que comprende lo que es un pronóstico de flujo de caja, asegúrese de suscribirse a nuestro boletín para continuar recibiendo artículos sobre el mundo de los negocios por correo electrónico. ¡Es gratis!