El no desarrollar medios para medir el desempeño de la empresa puede dificultar su administración. Esto se debe a que, por regla general, usar un KPI puede ser la mejor estrategia para averiguar si se están logrando los objetivos propuestos.

No hay duda de que la empresa que confía en este método de monitoreo puede realizar sus acciones con mayor precisión y se inserta en un proceso constante de mejora y estandarización de las actividades.

Debido a esto, presentaremos en esta publicación la información principal sobre esta herramienta. ¡Siga leyendo!

¿Qué es KPI?

A partir del acrónimo Key Performance Indicator (Indicador Principal de Desempeño), KPI se puede describir como un indicador de rendimiento. En otras palabras, se puede decir que es un método utilizado para definir si una o más acciones se están llevando a cabo según lo planificado por la empresa.

Sin embargo, a pesar de ser un tipo de medida, es importante no confundir KPI con las métricas, a pesar de que estas pueden ser un KPI.

Para explicar mejor, entienda que las métricas son algo que se puede medir, pero los datos adquiridos con esta acción no siempre son útiles para la empresa. Por otro lado, el indicador de rendimiento es una métrica esencial y siempre produce información importante y estratégica para el negocio.

¿Cuáles son los tipos de KPIs?

Puede encontrar 3 tipos de KPIs: primario, secundario y práctico. Siga leyendo para saber un poco más sobre cómo funcionan cada uno de ellos.

Primario

Estos son los principales indicadores, es decir, los más importantes para la administración de la empresa, ya que indican cómo se está beneficiando la compañía. Los indicadores más utilizados en relación con las estrategias de marketing entrante y digital son:

  • leads;
  • tasa de conversión;
  • ingresos totales y por compra;
  • tráfico.

Secundario

Este tipo de KPI está relacionado con la forma en que se desarrollan las estrategias y con su alcance. En general, esta información es de interés para los supervisores y gerentes de negocios.

Por lo tanto, es posible observar que este tipo de indicador sirve para intensificar los principales y para definir por qué son necesarios. Algunos ejemplos clásicos son:

  • número de subscriptores en el blog y en los boletines informativos;
  • costo por visitante;
  • fuente de tráfico;
  • costo por lead en cada parte del embudo de marketing.

Práctico

Los KPI prácticos son más específicos, es decir, tienen un enlace directo a la campaña de marketing de la empresa, tanto interna como digital. Por este motivo, deben ser monitoreados por los profesionales que administran las campañas de la empresa y deben evaluar el comportamiento y el perfil de los usuarios. Con eso, los indicadores más utilizados son:

  • rango de página;
  • visitas de páginas;
  • palabras clave;
  • contenidos más leídos;
  • visitantes nuevos y antiguos;
  • frecuencia de las interacciones con el sitio web o blog de la empresa;

Como se explicó anteriormente, un KPI es un indicador muy importante para cualquier empresa, capaz de transformar datos en oportunidades para el negocio. Al usarlo, los gerentes tendrán acceso a información vital para definir cuáles serán las próximas estrategias para su crecimiento empresarial y para recibir mayores ganancias.

¿Desea continuar recibiendo este tipo de contenidos y comprender mejor el rendimiento y los aspectos financieros de su empresa? ¡Asegúrese de seguirnos en Facebook, Twitter, Google Plus y LinkedIn!