El capital de trabajo es básicamente los recursos financieros que una empresa necesita para continuar funcionando y realizar sus actividades.

Es responsable de mantener su empresa en el negocio en todo momento, principalmente cuando los ingresos por ventas o servicios se atrasan y su empresa necesita dinero en efectivo para cubrir sus gastos básicos.

En este artículo descubrirá la importancia, para una empresa, del capital de trabajo, así como la forma de calcularlo a través de una muy simple explicación didáctica. ¡Dele un vistazo!

La importancia del capital de trabajo para una empresa

Usted ya comprende que el capital de trabajo es la cantidad de recursos financieros que una empresa necesita para mantener un negocio en marcha. Esta definición es suficiente para que pueda entender su importancia para su empresa.

Es importante cuando la administración de la empresa desea hacer una inversión que genere retornos a futuro, porque este dinero cubrirá los costos de la empresa hasta el momento en que este dinero invertido comience a retornar a la firma en forma de ingresos.

El capital de trabajo también es muy importante en términos de ventas y servicios cuando los pagos por estas operaciones sólo se reciben en una fecha posterior.

Otro uso importante del capital de trabajo está relacionado con los clientes atrasados en el pago. Cuando una empresa tiene que llevar esta carga, puede utilizar este capital para cubrir estas ventas realizadas, por las que no se ha recibido pago.

El capital de trabajo es una herramienta que asegura que su negocio continuará operativo, incluso enfrentándose a una escasez de recursos para pagar sus gastos básicos, y es por eso que es crucial que usted como líder de negocios sepa calcular y acumular el capital de trabajo esencial para su negocio.

La diferencia entre capital de trabajo e inversión fija

A pesar de tener diferentes funciones y definiciones, tanto el capital de trabajo como la inversión fija son conceptos necesarios para el buen funcionamiento de cualquier tipo de empresa. Sin embargo, muchos gerentes todavía los confunden.

La inversión fija se refiere a los gastos iniciales necesarios para que una empresa opere, abarcando todos los bienes necesarios, como equipos y maquinaria. Por lo tanto, cuando se funda una empresa, se debe estimar qué inversión fija se necesitará.

Este debe ser uno de los primeros pasos de la planificación financiera de una empresa, incluso si la empresa ya existe, ya que es con esta proyección que se documentarán todos los activos.

Con esto, es posible notar la principal diferencia entre los dos conceptos, ya que el capital de trabajo son los montos monetarios en efectivo, en cuentas por pagar y por cobrar, en stock o en la cuenta corriente; Y la inversión fija es el activo. Así, aunque diferentes, los dos deben estar juntos en la planificación de la gestión financiera de su empresa.

Capital de trabajo neto

Profundizando en el tema, encontrará el término: capital de trabajo neto (NWC). Este concepto se refiere a la cantidad que necesita para cumplir con todos sus compromisos financieros a corto plazo.

También conocido como capital circulante neto, este concepto se utiliza como un indicador para administrar y conocer todas las capacidades de pago de la empresa, lo que permite la gestión de las relaciones con proveedores y clientes.

Se sabe que cada tipo de empresa necesita recursos (dinero) para mantener la fluidez de sus actividades y, en consecuencia, para garantizar que permanezca activa en el mercado. Por lo tanto, la NWC se puede considerar como una “holgura” financiera que permite a la empresa y sus acciones operar de manera eficiente. Para calcularlo, es necesario tener en cuenta los activos corrientes (CA) y los pasivos corrientes (CL), que son conceptos que el capital de trabajo y el capital de trabajo neto tienen en común.

Capital de trabajo propio

El capital de trabajo propio (OWC) se define como la variable que indica el monto de los recursos propios de la empresa. Por lo tanto, dependerá del comportamiento de las cuentas del patrimonio de los accionistas y de los activos fijos.

Con este concepto, se revelará la cantidad de capital propio de la empresa que está completando los activos actuales y a largo plazo. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que no identificará estrictamente todos los recursos de la empresa.

Los elementos del cálculo del capital de trabajo

El cálculo del capital de trabajo es bastante simple; sin embargo, sí requiere cierto nivel de control de las finanzas de su empresa.

Necesitará algunos elementos esenciales de gastos y costos para determinar la cantidad mínima de capital de trabajo para su negocio. Por ejemplo:

  • electricidad;
  • renta;
  • personal;
  • suministros de oficina y limpieza;
  • gastos diversos como agua, teléfono, internet y seguros;
  • previsión de impuestos;
  • gastos con servicios continuos (contabilidad, asesoría legal, software de gestión, etc.);
  • cuotas de préstamos y financiación en curso.

En resumen, todos los gastos y costos que se producirán si su empresa recibe o no un pago en un período determinado. Con esta información, pasaremos al siguiente paso: el cálculo.

El cálculo del capital de trabajo

Una vez que se han recaudado todos los gastos de la empresa, es hora de calcular realmente el capital de trabajo, lo que es bastante simple.

Para ilustrar, crearemos una situación hipotética para una empresa proveedora de servicios que determinará el capital de trabajo necesario para un año específico. A partir de esto, se calcularon los siguientes montos de gastos mensuales:

  • electricidad: $ 150.00;
  • renta: $ 500.00;
  • agua, teléfono e internet: $ 250.00;
  • sueldos: $ 15,000.00;
  • suministros de oficina y limpieza: $ 300.00;
  • previsión de impuestos: $ 800.00;
  • gastos con servicios continuos: $ 1,500.00.

Por lo tanto, la cantidad de capital de trabajo que esta empresa necesitará para permanecer activa es de $18,500.00 por mes.

Algunas compañías que reciben pagos recurrentes pueden incluir dichos montos en su cálculo de capital de trabajo para reducir los gastos. Es decir, suponga que la misma compañía recibe mensualmente la cantidad de $5,000.00 de algunos clientes. En ese caso, puede deducir el pago mensual estimado en el cálculo de su capital de trabajo. Por lo tanto, la cantidad sería de
$13,500.00.

Sin embargo, es importante que este pago sea recurrente y garantizado. No puede considerar para este cálculo el pago de clientes que usualmente están en mora.

El cálculo del capital de trabajo neto

El capital de trabajo neto es el resultado de los montos de los activos corrientes por los de los pasivos corrientes. Entonces, para calcularlo, simplemente siga la fórmula: NWC = CA – CL.

Los activos corrientes se refieren al efectivo en caja, inversiones financieras, cuentas por pagar y por cobrar, acciones, gastos, materias primas, valores, depósitos bancarios, transacciones bancarias y gastos prepagos. Por lo tanto, son los activos y derechos que se pueden convertir en efectivo en el corto plazo.

Los pasivos corrientes son todas las obligaciones que normalmente deberían pagarse en un año, como préstamos bancarios, deudas con proveedores, provisiones y ciertas cuentas por pagar.

El cálculo del capital de trabajo propio

Aunque parece un poco más complejo, el capital de trabajo propio se puede calcular fácilmente con esta fórmula: OWC = CA – CL – LTL.

LTL o Pasivos a Largo Plazo son las deudas que tiene su empresa que deben liquidarse después del siguiente año financiero, que se refiere a un año calendario. Se consideran duplicados a pagar, impuestos por cobrar y otras obligaciones a terceros.

El capital de trabajo es un indicador importante de sus recursos. Con él, sabrá la cantidad necesaria para que su empresa opere y crezca de una manera sana y lineal.

¿Le ha gustado este artículo sobre cómo calcular el capital de trabajo? ¿Le gustaría mantenerse al día sobre más temas relacionados con su negocio? Entonces suscríbase a nuestro boletín para no perderse de ningún contenido.