Blog

El mejor contenido en costos y rentabilidad.

Capital de Trabajo: ¿Qué es y cómo puede calcularlo?

Capital de Trabajo: ¿Qué es y cómo puede calcularlo?

El capital de trabajo es básicamente una cantidad de recursos financieros que la empresa necesita para seguir operando y explorar su actividad. Es extremadamente relevante para la salud financiera y la sostenibilidad del negocio.

Es responsable de mantener las operaciones de una empresa, especialmente cuando se aplaza la recepción de las disposiciones de ventas o servicios y no hay efectivo para cubrir los gastos básicos.

Para Dolabella, uno de los autores más conocidos en el campo, el capital de trabajo se ve de la siguiente manera:

Estos son los recursos financieros aplicados por la empresa en la ejecución del ciclo operativo de sus productos, que se recuperarán financieramente al final de este ciclo.

Por lo tanto, es lo que brinda apoyo financiero a la empresa hasta que se reciben sus ventas.

En este artículo, comprenderá la importancia del capital de trabajo para una empresa y sus diferentes tipos, y también aprenderá cómo calcularlos a través de una explicación simple y didáctica. ¡Eche un vistazo!

La importancia de la capital de trabajo para las empresas

Ya ha entendido que el capital de trabajo es la cantidad de recursos financieros necesarios para el mantenimiento de un negocio. Esa definición es suficiente para mostrar cuán esencial es para su empresa.

Es importante cuando la gerencia de la compañía quiere hacer una inversión que comenzará a generar retornos en una fecha futura. Por lo tanto, cubrirá los gastos existentes hasta el momento en que el capital invertido pueda convertirse en ingresos para la empresa.

El capital de trabajo también es muy importante para las provisiones de ventas o servicios pagados en cuotas, ya que los montos en este tipo de operación se reciben solo cuando ocurre el vencimiento.

Otro uso importante del capital de trabajo está relacionado con el incumplimiento de los clientes. Cuando una empresa tiene este respaldo de capital, puede usar dicha cantidad para cubrir las ventas que se realizaron y no se pagaron hasta que el cliente realice la liquidación.

El capital de trabajo es una herramienta que garantiza el funcionamiento del negocio, incluso cuando se enfrentan a períodos de escasez de recursos para mantener sus gastos básicos. Por lo tanto, es crucial que usted, como emprendedor, sepa cómo calcular y constituir el capital de trabajo esencial para su negocio.

Los riesgos de no controlar la capital de trabajo

Muchos empresarios, incluso cuando son conscientes de la importancia de mantener un capital de trabajo, eligen ignorar este paso y no tener control sobre estos recursos. En casos como estos, de gestión ineficiente, es muy probable que la empresa esté sujeta a condiciones que puedan comprometer su desempeño financiero.

El negocio se vuelve vulnerable y a merced de la entrada de dinero para continuar sus actividades. Además, termina usando soluciones como préstamos y financiamiento de bancos y otras instituciones para poder pagar las facturas.

El problema principal en todo esto es que la compañía necesita asumir los costos de estos servicios, que generalmente son altos y están acompañados de numerosas tarifas. A corto plazo, la compañía obtiene el dinero que necesita. Pero, a largo plazo, asume una deuda significativa que seguirá comprometiendo su presupuesto durante mucho tiempo.

La forma en que puedes controlar la capital de trabajo

Para aquellos que no están dispuestos a enfrentar estos problemas y desean comenzar a organizarse lo antes posible, les enseñaremos cómo lograrlo. El primer paso, por supuesto, es aprender sobre el capital de trabajo, ya que esto le dará una comprensión profunda del concepto, el cálculo y su utilidad.

Luego, debe garantizar condiciones internas favorables para tener un excedente de dinero para cobrar el capital de trabajo necesario para el mantenimiento del negocio.

Para hacer esto, debe centrar su atención en algunos aspectos importantes:

  • Clientes morosos;
  • Adecuación de los procesos financieros;
  • Negociación de deuda a largo plazo;
  • Flujo de efectivo;
  • Ciclo financiero;
  • Gestión de Inventario;
  • Reducción de costos y gastos.

Si se ocupa de cada uno de estos elementos y sabe exactamente qué impacto tienen en el presupuesto comercial, puede comenzar a centrarse en la cantidad necesaria para que su empresa mantenga un buen capital de trabajo y garantice su salud financiera.

La opción de préstamos y cartas de crédito

Por supuesto, si no quiere ser responsable de todos estos pasos de control y monitoreo o enfrenta cualquier imprevisto serio que afecte el flujo de efectivo de la empresa, simplemente puede tomar los riesgos y recurrir a préstamos y cartas de crédito.

Estas opciones pueden convertirse en líneas de vida reales en situaciones muy específicas. Sin embargo, no siempre se recomiendan y pueden ser una mala decisión estratégica, especialmente si todavía tiene tiempo para organizar las finanzas y hacer una planificación eficiente.

Los préstamos y la financiación se otorgan bajo algunas reglas estrictas y generalmente van acompañados de altas tasas de interés. El gran problema en todo esto es que la compañía puede tardar mucho tiempo en pagar sus deudas, lo que compromete la rentabilidad del negocio.

La diferencia entre capital de trabajo e inversión fija

A pesar de tener diferentes funciones y definiciones, tanto el capital de trabajo como la inversión fija son conceptos necesarios para el buen funcionamiento de cualquier tipo de empresa. Sin embargo, muchos gerentes todavía los confunden.

La inversión fija se refiere a los gastos iniciales necesarios para que una empresa opere, que abarca todos los bienes necesarios, como equipos y maquinaria. Por lo tanto, cuando se funda una empresa, se debe estimar qué inversión fija se necesitará.

Este debería ser uno de los primeros pasos de una planificación financiera empresarial, incluso si la empresa ya existe, ya que es con esta proyección que se documentarán todos los activos .

Con esto, es posible notar la principal diferencia entre los dos conceptos, ya que el capital de trabajo son los montos monetarios en efectivo, en las cuentas por pagar y por cobrar, en acciones o en la cuenta corriente; y la inversión fija son los activos. Por lo tanto, aunque diferentes, los dos deben estar juntos en la planificación de la gestión financiera de su empresa.

Capital de trabajo neto

Profundizando en el tema, encontrará el término: Capital de Trabajo Neto (NWC). Este concepto se refiere a la cantidad que necesita para cumplir con todos sus compromisos financieros a corto plazo.

También es conocido como capital circulante neto, este concepto se utiliza como un indicador para administrar y conocer todas las capacidades de pago del negocio, lo que permite la gestión de las relaciones con proveedores y clientes.

Se sabe que cada tipo de empresa necesita recursos (dinero) para mantener la fluidez de sus actividades y, en consecuencia, para garantizar que permanezca activa en el mercado. Por lo tanto, el NWC puede considerarse como una “holgura” financiera que permite que la empresa y sus acciones operen eficientemente. Para calcularlo, es necesario tener en cuenta los Activos Corrientes (CA) y los Pasivos Corrientes (CL), que son conceptos que el capital de trabajo y el capital de trabajo neto tienen en común.

Capital trabajo propio

El capital de trabajo propio (OWC) se define como la variable que indica la cantidad de recursos propios de la empresa. Por lo tanto, dependerá del comportamiento de las cuentas del patrimonio neto y los activos fijos.

Con este concepto, se revelará el monto del capital propio de la compañía que está completando los activos actuales ya largo plazo. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que no identificará estrictamente todos los recursos de la empresa.

Los elementos del cálculo del capital de trabajo

El cálculo del capital de trabajo es bastante simple; sin embargo, requiere cierto nivel de control de las finanzas de su empresa.

Necesitará algunos elementos esenciales de gastos y costos para determinar la cantidad mínima de capital de trabajo para su negocio. Por ejemplo:

  • Electricidad;
  • Renta;
  • Personal;
  • Artículos de oficina y limpieza;
  • Gastos varios como agua, teléfono, internet y seguros;
  • Previsión fiscal;
  • Gastos con servicios continuos (contabilidad, asesoría legal, software de gestión, etc.);
  • Plazos de préstamos y financiación en curso.

En resumen, todos los gastos y costos que sucederán independientemente de si su empresa recibe o no un pago en un período determinado. Con esta información, pasaremos al siguiente paso: El cálculo.

El cálculo del capital de trabajo

Una vez que se han recaudado todos los gastos de la compañía, es hora de calcular el capital de trabajo, lo cual es bastante simple.

Como ejemplo, crearemos una situación hipotética para una empresa proveedora de servicios que determinará el capital de trabajo necesario para un año específico. A partir de esto, se calcularon las siguientes cantidades de gastos mensuales:

  • Electricidad: $ 150.00;
  • Renta: $ 500.00;
  • Agua, teléfono e internet: $ 250.00;
  • Nómina: $ 15,000.00;
  • Suministros de oficina y limpieza: $ 300.00;
  • Previsión fiscal: $ 800.00;
  • Gastos con servicios continuos: $ 1,500.00.

Por lo tanto, la cantidad de capital de trabajo que esta compañía necesitará para permanecer activa es de $18,500.00 por mes.

Algunas compañías que reciben pagos recurrentes pueden incluir dichos montos en su cálculo de capital de trabajo para reducir los gastos. Es decir, suponga que la misma compañía recibe mensualmente la cantidad de $5,000.00 de algunos clientes. En ese caso, puede deducir la estimación de pago mensual en el cálculo de su capital de trabajo. Por lo tanto, el monto sería de $13,500.00.

Sin embargo, es importante que este pago sea recurrente y garantizado. No puede considerar para este cálculo el pago de clientes que generalmente son morosos.

El cálculo de capital neto de trabajo

El capital de trabajo neto es el resultado de los montos de los activos corrientes por los de los pasivos corrientes. Entonces, para calcularlo, simplemente siga la fórmula: NWC = CA – CL.

Los activos corrientes se refieren al efectivo en caja, inversiones financieras, cuentas por pagar y por cobrar, acciones, gastos, materias primas, valores, depósitos bancarios, transacciones bancarias y gastos prepagos. Por lo tanto, son los activos y derechos que pueden convertirse en efectivo a corto plazo.

Los pasivos corrientes son todas las obligaciones que normalmente deben pagarse dentro de un año, como préstamos bancarios, deudas con proveedores, provisiones y ciertas cuentas por pagar.

El propio cálculo de trabajo

Aunque parece un poco más complejo, el capital de trabajo propio se puede encontrar fácilmente con esta fórmula: OWC = CA – CL – LTL.

LTL o pasivos a largo plazo son las deudas que tiene su empresa que deben liquidarse después del siguiente año financiero, que se refiere a un año calendario. Se consideran duplicados por pagar, impuestos a cobrar y otras obligaciones con terceros.

Finalmente, el capital de trabajo es un indicador importante de sus recursos. Con este, sabrá la cantidad necesaria para que su empresa opere y crezca de manera saludable y lineal.

¿Le ha gustado este artículo sobre cómo calcular el capital de trabajo? ¿Le gustaría mantenerse actualizado sobre más temas relacionados con su negocio? ¡Síganos en las redes sociales y manténgase al tanto de todas nuestras publicaciones!