La rentabilidad y productividad de un negocio no son la misma cosa. La rentabilidad se refiere al tiempo y velocidad de retorno que un negocio tiene en relación a la inversión inicial.

Y la  productividad al margen de aporte de la empresa y  la cantidad de recursos que corresponden a las ganancias del ejercicio de la actividad.

Estos son dos de los índices más importantes para un negocio, ya que un emprendimiento que no es rentable y/o productivo normalmente se verá obligado a cerrar sus puertas. Por esto, vea a continuación cómo calcular si un negocio tiene alta rentabilidad y productividad y descubra como elevar estos índices.

¿Cómo calcular la rentabilidad?

La rentabilidad toma en consideración el tiempo como una variable fundamental. Generalmente, se realiza  considerando el mes y el flujo de caja correspondiente. La otra variable envuelta es la inversión inicial, y la fórmula es dada por:

Rentabilidad = (La producción neta del periodo / inversión inicial) x 100%

De esta forma, considere un negocio que exigió una inversión inicial de R$400 millones. Actualmente, su flujo de caja mensual está cerca de R$25 millones. En este caso, la rentabilidad mensual está dada por:

Rentabilidad = (25/400) x 100%

Rentabilidad = 6,25%

Un negocio no es rentable cuando este índice es nulo o cuando es negativo, lo que indica que la inversión resultó en pérdida. Por otro lado, cuanto mayor sea la rentabilidad del negocio, más rápido llega el  retorno de la inversión.

¿Cómo calcular la productividad?

Para conocer la productividad del negocio,  es necesario pensar en términos de facturación y de utilidad neta para el período a analizar. La relación viene dada por:

Productividad = (utilidad neta / facturación total) x 100%

Imagine, por ejemplo, que en un año, la empresa facturó R$500 millones. La productividad bruta fue de R$300 millones y los ingresos netos, de R$200 millones. En este caso, la productividad está dada por:

Productividad = (200 / 500) x 100%

Productividad = 40%

Esto significa que la productividad depende mucho más de los ingresos netos en sí que de la facturación, ya que una facturación elevada asociada a una productividad  pequeña derrumba este índice.

Para entender, imagine la misma situación, pero en donde la productividad fue solo de R$100 millones. En este caso, la productividad cae a la mitad, aunque la facturación sea la misma.

¿Cómo aumentar estos índices?

Es posible actuar sobre estos índices para colocarlos en niveles más altos o que sean más adecuados a lo que la gestión espera.

Un punto en común es capaz de aumentar los dos índices: El  ingreso neto, ya que este influencia el flujo de caja y la cantidad de recursos recibida. Así, es necesario que el negocio piense en formas como la automatización para generar más ingresos.

Con el uso integrado de la tecnología, los procesos se vuelven más veloces, precisos y simplificados. Con menos tiempo perdido, hay más productividad y, por lo tanto, más ganancias, lo que lleva a un aumento  de rentabilidad y productividad.

Revisar y rediseñar procesos también es una forma de conseguir más productividad y rentabilidad, así como renegociar con proveedores en busca de reducir costos para el aumento de las ganancias.

Invertir en una mejoría en la administración de personal es otra acción que genera un impacto positivo en estos índices.

Rentabilidad y productividad son conceptos distintos y, por lo tanto, calculados de formas diferentes. Por medio de estos cálculos, usted conseguirá identificar adecuadamente la situación de la empresa, puede actuar para incrementar estos índices.