Blog

El mejor contenido en costos y rentabilidad.

9 consejos sobre cómo tener un mayor control financiero empresarial

9 consejos sobre cómo tener un mayor control financiero empresarial

La falta de control sobre las finanzas es una de las principales razones de la quiebra de varias empresas, y no solo las micro y pequeñas empresas sufren este problema. Al contrario: las medianas y grandes corporaciones también necesitan enfocarse y crear estrategias para el uso del capital y otros recursos financieros del negocio.

Un plan financiero bueno y eficiente es esencial para que cada empresa permanezca activa y competitiva en el mercado y sobreviva en medio de crisis y contratiempos que pueden afectar su flujo de efectivo. Por lo tanto, esta práctica no es solo una cuestión de reducir costos, sino de sobrevivir.

¿Encuentra todo esto muy confuso? ¿No tiene idea de cómo puedes empezar a poner en orden la gestión de su empresa? ¡No se preocupe! En esta publicación hemos enumerado 9 consejos para que comience a adoptar el control financiero empresarial en su empresa y entienda cuáles son las mejores formas de ponerlo en práctica. ¡Siga leyendo!

1. Realice la planificación financiera

En primer lugar, es necesario definir cómo se llevará a cabo su control y planificación de los recursos. Para ello, es necesario conocer cada característica financiera de la empresa, como egresos, ganancias, gastos, si existen deudas pendientes, entre otras cuestiones.

Después de este proceso, debe establecer metas y objetivos claros y alcanzables para cada sector. Estos objetivos pueden planificarse de forma mensual, bimestral, trimestral, semestral o anual.

El control financiero empresarial debe realizarse lo antes posible, ya que en unos meses la situación económica del país o el marco presupuestario de su empresa pueden sufrir cambios importantes. En tales casos, tener un buen control puede ser decisivo para mantener el negocio en funcionamiento.

2. Registre todos los gastos e ingresos

La forma más rápida y fácil de realizar una bancarrota es la falta de control y conocimiento de lo que su empresa debe pagar mensualmente. Programar, organizar y registrar todos los gastos, ingresos y cualquier tipo de consumo es esencial para mantener las cuentas actualizadas, adoptar estrategias para reducir estos montos y optimizar el control financiero de su negocio.

Por lo tanto, invierta en un buen software de administración, ya que las hojas de cálculo de Excel son ineficientes para la administración financiera, y registre todas las salidas y entradas de efectivo y los gastos fijos y variables. Con esto, es posible hacer un diagnóstico sólido para tomar decisiones basadas en hechos y datos, no en suposiciones

3. Desarrolle presupuestos para cada departamento

Cada departamento de su empresa tiene diferentes características y necesidades. La gerencia, por ejemplo, tiene varios gastos y necesita recursos que son diferentes al departamento de compras. Por lo tanto, una generalización excesiva o una división equitativa del presupuesto puede no ser una buena idea, ya que algunas áreas pueden terminar con menos capital del que realmente necesitan.

Para que el control financiero de su negocio funcione de manera eficiente, cree presupuestos y categorías de costos para cada centro de negocios, estableciendo un límite para todos los gastos. Si las compras superan esta cantidad, hable con el responsable para que, juntos, podamos crear una cultura económica.

4. Mantenga seguimiento de cantidades excepcionales

Con una buena planificación es posible monitorear los incumplimientos de su empresa, práctica fundamental para saldar cualquier tipo de deuda pendiente y mantenerla bajo control, evitando así el famoso efecto de “bola de nieve”.

Para ello, categorice las deudas y reconozca cuánto y con quién está endeudada la empresa. De esa forma, puede intentar renegociar, celebrar acuerdos y, solo como último recurso, considerar la posibilidad de solicitar un préstamo para saldar deudas.

Esto solo debe hacerse después de hacer muchas matemáticas y darse cuenta de que realmente no hay alternativa. Recuerde que la planificación y organización financieras deben estar bien estructuradas para que nunca tenga que solicitar un préstamo.

5. Use la tecnología como su aliada

Existen varios softwares disponibles en el mercado que pueden automatizar procesos, como pago de recibos y facturas, control de flujo de caja, cuentas por pagar y por cobrar, entre otros. El uso de tecnología trae muchas ventajas, incluyendo la reducción de costos y la optimización de procesos.

Tener un sistema de control financiero empresarial organizado es importante no solo para garantizar la salud de la empresa, ya que la transparencia de la información también puede facilitar la búsqueda de inversores. Después de todo, para permanecer presente y crecer en un mercado dinámico y competitivo, es necesario tener los cálculos siempre al día.

6. Negocie con sus acreedores

Si es posible, tenga varios proveedores, ya que esto aumenta su poder de negociación. Pagar las facturas a tiempo evitará gastos con protestas, multas, intereses y una posible necesidad de préstamos.

Una empresa que tiene un acceso rápido a sus datos y un sistema en el que se organiza la información es capaz de negociar eficientemente las condiciones de pago con sus acreedores.

7. No mezcle los gastos personales y los de la empresa

Nada es más perjudicial para el flujo de caja que mezclar cuentas individuales con las de la empresa. Al hacerlo, resulta prácticamente imposible analizar los resultados financieros. Esta desorganización también tendrá un impacto negativo en la vida personal.

La forma más inteligente de resolver el problema es establecer un retiro mensual para los socios, uno que sea compatible con la realidad financiera de la empresa. De esa manera, es posible proteger los bienes de la empresa y la propiedad personal en caso de problemas.

8. Tenga una reserva financiera

Tener dinero reservado para amortiguar un gasto inesperado o una posible emergencia puede parecer una tarea imposible, pero si logra aplicar los consejos anteriores en su empresa, esto le resultará mucho más fácil.

El crecimiento de este fondo de emergencia puede ser una buena indicación de que el negocio va por el camino correcto y, a medida que crece, una parte puede reinvertirse en la empresa. Para obtener este tipo de recurso, lo ideal es destinar un porcentaje del beneficio neto.

Intente invertir este dinero en una inversión de bajo riesgo que pueda canjear en cualquier momento. Prefiera inversiones que rindan más que una cuenta de ahorros, pero que aun así sean seguras. Algunas opciones son Tesouro Direto (un programa del Departamento del Tesoro de Brasil) y Certificados de Depósito Bancario (CBD)

9. Analice los resultados a menudo

Una vez que haya establecido sus objetivos, haya preparado su planificación y dividido sus recursos, asegúrese de que el control financiero de su negocio continúe. Es muy importante verificar, analizar y estudiar los resultados e indicadores al menos una vez al mes.

El ROI (Retorno de la Inversión) es uno de los indicadores que permitirá una visión más amplia de la salud financiera de su empresa. Esto le permitirá saber si los objetivos y las estrategias empleadas se están comportando como se esperaba, lo que le permitirá comprender mejor su negocio y tener una toma de decisiones efectiva y funcional.

El control financiero empresarial debe ser su guía para tomar cualquier tipo de decisión y trabajar como una estrategia para tener más liquidez y mantenerse activo en el mercado. Por lo tanto, conozca cada característica de su negocio, registre todas las actividades en efectivo y haga un seguimiento de los resultados a menudo. Puede parecer mucha información, pero cuando aplique estos consejos en la rutina de su empresa, notará los resultados. ¿Quiere ver más contenido sobre gestión empresarial? ¡Entonces asegúrese de seguir nuestros perfiles en las redes sociales!