En el mundo de los negocios, las buenas oportunidades son fruto de las decisiones acertadas.
Algunas necesitan tomarse de forma rápida, lo que puede causarles aprensión a los empresarios. La respuesta para tomar las decisiones más eficientes es crear y analizar los KPIs.

¿Cómo crear y analizar KPIs?

KPI son las siglas en ingles de key performance indicator, lo que se traduce como “Indicadores Clave de Rendimiento”. Son indicadores que el empresario va a listar con el objetivo de analizar la eficacia de un determinado proceso.

Por ejemplo: la empresa invirtió R$ 50 mil en un anuncio en televisión. El objetivo era hacer que el televidente visitara la página de la empresa y se registrara, generando así clientes potenciales. Determinar un número ideal de clientes potenciales a ser alcanzado es una forma de crear KPIs para analizar este caso.

Si la empresa determinó que el número de clientes potenciales necesario era de 100 mil y alcanzó sólo 20, esto ayuda al departamento de marketing a verificar si la estrategia es acertada  o no.

Ejemplos de KPIs

Un consejo a la hora de crear y analizar los KPIs es trabajar con datos de fácil comprensión. Estos indicadores deben ser de fácil recopilación. Ejemplos de KPIs:

·         generación de clientes potenciales;

·         visualización en las páginas;

·         descargas;

·         ventas;

·         suscripción a boletines.

Así la empresa tiene acceso, de forma rápida, a datos fáciles de estudiar. Esta practicidad permite que se puedan realizar cambios en las estrategias de forma más veloz y segura. Si el negocio presenta una baja tasa de visualizaciones en la página, eso revela que la página no está teniendo éxito y debe ser modificada.

Lo ideal es que la empresa no tenga muchos KPIs porque un indicador puede desmentir al otro. La tasa de clientes potenciales puede ser alta, sin embargo, las ventas presentarán caídas, por ejemplo. En ese caso, corresponde a la empresa destacar cuál es el resultado que, de hecho, revela la situación de la estrategia adoptada por la empresa.

Otro punto importante a la hora de crear y analizar KPIs es saber que estos números deben ser comprendidos por diversos sectores de la empresa — normalmente no son específicos o de uso exclusivo de un departamento.

Los KPIs mejoran los procesos

En este artículo dimos como ejemplo el uso de KPIs en la generación de clientes potenciales o en las ventas. Sim embargo, esta estrategia puede ser adoptada en cualquier otro proceso empresarial — no sólo en ventas o marketing, ayudando a mejorar la calidad y evitando, por ejemplo, el reproceso.

Un buen indicador de la calidad de su área de ventas es, por ejemplo, la tasa de reclamos que posee su empresa en su central de atención. Una forma de reducir estos reclamos es mejorar la capacitación del equipo de trabajo.

Los KPIs también ayudan a identificar la eficiencia de las inversiones, sirviendo para determinar el ROI (Retorno de Inversión).

Normalmente las respuestas para los problemas de la empresa están en el negocio mismo. Por ello es tan importante crear y analizar KPIs. No ignore la mayor fuente de información sobre su empresa: los indicadores de sus procesos internos.

Si le ha gustado este artículo no deje de regalarnos un Me gusta en nuestra página en Facebook. ¡Así usted tendrá consejos del mundo de los negocios directamente en su muro!