Hay una palabra que guía las decisiones de muchas compañías: ganancias. Sin embargo, muchos empresarios se olvidan de otra palabra tan importante como esta: “costo”. Este término puede definir el rendimiento de una empresa.

Debido a esto, es común ver empresas que se encuentran en un mercado en crecimiento y tienen un buen margen de ventas, pero que, no obstante, cierran sus operaciones en un corto período.

Por lo general, sus gerentes no hicieron una buena gestión de costos. Por eso, a lo largo de este artículo, comprenderemos más sobre este tema. ¡Disfrute su lectura!

El proceso de compras afecta el rendimiento de su empresa

Hay momentos en que una empresa se parece a una familia. Cuando los padres están desempleados, deciden reevaluar sus gastos, al darse cuenta de la cantidad de gastos innecesarios que tienen.

En el caso de las empresas, esto también sucede. Cuando el contacto con los proveedores se realiza automáticamente, sin dudas, el rendimiento de la empresa está en juego.

Por lo tanto, asegúrese de que su departamento de compras esté decidido a garantizar los mejores proveedores para su empresa. Esto significa, por supuesto, buscar el mejor precio, pero principalmente, recibir el mejor servicio.

Además, debe mapear sus gastos. El empresario debe saber cuánto cuesta cada proceso a la empresa. Se trata de comprender el valor de estas inversiones para el crecimiento del negocio.

Los costos deberían ser parte de una estrategia más grande

Los costos varían según la cantidad de productos producidos, por lo que el aumento de la producción debe realizarse con cuidado. Una falta de estrategia puede hacer que la empresa malinterprete las cifras del mercado y genere pérdidas. Contener el entusiasmo es ideal para evitar un gran stock de productos.

Por lo tanto, desarrolle escenarios hipotéticos que consideren períodos de mayor producción. Al hacerlo, la compañía tendrá una idea de cuánto puede asignar para un posible aumento de los costos. En algunos casos, es posible realizar esta inversión minimizando los riesgos. El reemplazo de la modernización de los procesos hace que la empresa reduzca costos y gane eficiencia.

Identificar el margen de contribución es esencial

El cálculo es simple: margen de contribución = precio de venta – costos directos. Se espera que el precio de venta sea más alto que los costos directos, de hecho, si es posible, mucho más alto. En algunos casos, esta cifra ni siquiera es suficiente para pagar los costos indirectos.

Un ejemplo de esta cuenta ocurre cuando un producto nuevo no se paga solo. En este caso, un líder en ventas puede haber cambiado su precio para cubrir la pérdida causada por una falla de comercialización de la compañía.

Este tipo de maniobra solo se puede realizar cuando la empresa ya ha realizado estudios sobre el margen de contribución de sus principales productos.

Como hemos visto en este artículo, el rendimiento comercial requiere un análisis cuidadoso y eficiente de los números en la empresa. Por lo tanto, la información interna debe almacenarse, analizarse y publicarse utilizando un software de gestión; no hay lugar para el amateurismo.

Si le gustó este artículo sobre el desempeño empresarial, siga nuestro blog en sus redes sociales. De esta manera, siempre tendrá acceso a actualizaciones y novedades del mundo empresarial. Estamos en Facebook, LinkedIn, Twitter, y Google Plus.