La rentabilidad del negocio representa la relación entre la ganancia obtenida y la inversión total realizada en el mismo período.

 O sea, si el resultado de la cuenta es positivo, quiere decir que los ingresos son superiores al valor invertido en la empresa. Acompañar este indicador es importante para evaluar si las decisiones están generando resultados beneficiosos y si el dinero utilizado está siendo bien empleado.

A continuación, damos una lista de los 5 errores que hacen que la rentabilidad de su negocio no sea satisfactoria. ¡No se lo pierda!

1. Invertir en productos que no tienen demanda

Antes de invertir en un nuevo producto, aunque este sea de calidad, es necesario evaluar si será bien recibido por el público. En caso contrario, se corre el riesgo de invertir capital en productos que ocuparán espacio en el stock, lo cual representa perdida de dinero. O sea, se gasta un dinero que no traerá un retorno financiero para la empresa.

2. Falta de lealtad de los clientes

Es necesario direccionar esfuerzos para atraer nuevos clientes para el negocio e impulsar las ventas. Por lo tanto, también se debe tener la preocupación de retener aquellos que ya se han conquistado. Con ello, el costo del cliente pasa a ser bastante menor para la empresa, garantizando una rentabilidad mayor de la que ocurre cuando se dedica solo a atraer consumidores nuevos.

Para que la fidelización sea posible, es necesario invertir en mejoras en las relaciones, proporcionar buenas experiencias de compra y, si es posible, estructurar un proceso de post-venta.

3. Mantener los costos operacionales muy altos

El control de costos es fundamental para conocer, con precisión, cuánto gasta una empresa para mantener sus actividades funcionando y si esto representa riesgo de daños a futuro.

Por tanto, esta variable también puede perjudicar directamente la rentabilidad del negocio. Cuando los costos son elevados, la rentabilidad se compromete — aunque la facturación sea alta, gran parte de ella será destinada a cubrir los gastos — lo cual afecta directamente la rentabilidad, ya que tiene relación directa con los ingresos netos.

Siendo así, es necesario identificar y crear controles que ayuden a visualizar dónde se gasta más dinero, cuál de estos gastos es superfluo y que acciones serán tomadas para reducirlo.

4. Ignorar la morosidad

Dejar de considerar la morosidad es un error grave, pues, aunque la facturación sea elevada, ella afecta el valor que, de hecho, entrará en la caja de la empresa. O sea, también interfiere en los ingresos, afectando la rentabilidad del negocio.

Para evitar que este tipo de situación ocurra, es necesario hacer seguimiento a estos índices y crear medios para lograr que sean cada vez menores — como crear y estructurar una política de cobranza y restricción de crédito más eficaz, por ejemplo.

5. No utilizar la tecnología a su favor también perjudica la rentabilidad del negocio

La inversión en tecnología ayuda a automatizar los procesos, disminuyendo el riesgo de errores, haciendo que la información sea más segura y confiable, mejorando el intercambio de datos, haciendo los procesos más ágiles y eficaces, entre otros beneficios. La inversión en una solución que ayude a optimizar las rutinas financieras ayuda a reducir costos, lo que se refleja posteriormente en la rentabilidad.

Es necesario identificar estas fallas que perjudican la rentabilidad del negocio y buscar soluciones que ayuden a resolver los problemas. Ser negligente en estos temas o desconocerlos es algo que afecta seriamente la salud financiera del negocio y, a largo plazo, su sustentabilidad en el mercado.

¿Le gustaron nuestros consejos? Entonces siga nuestros perfiles en las redes sociales (FacebookLinkedInTwitter e Google+) ¡y siga otros contenidos como este de primera mano!