¿Usted trata de tener un flujo de caja perfecto, pero nunca consigue hacer que todo encaje correctamente?

Este es un problema que enfrentan muchas empresas que, sin saber, cometen errores simples que comprometen sus cajas.

Para que esto no le continúe ocurriendo, elaboramos 3 consejos, para que logre tener el flujo de caja perfecto. Sin embargo, para que usted logre aplicarlos con más precisión, primero repasaremos el concepto de flujo de caja. ¡Continúe con la lectura!

¿Qué es flujo de caja?

En cualquier organización que se precie, la caja funciona de la misma forma, con dinero que entra, la mayoría de las veces derivado de los pagos de los clientes, y dinero que sale para el pago de las cuentas.

El problema es que el movimiento de la caja no se da en un sólo día, sino en el transcurso de un período establecido para su cierre — generalmente, un mes. Para que la empresa no tenga perdidas, es fundamental que sus administradores sepan administrar correctamente el flujo de caja.

¿Cómo tener un flujo de caja perfecto?

Para tener un flujo de caja perfecto, usted puede seguir algunos consejos de los especialistas en el asunto. No se los pierda:

1. Establezca categorías para las entradas y salidas de caja

El primer paso para el flujo de caja perfecto es categorizar los ingresos y los gastos de la empresa, pues de esta forma usted sabrá con claridad qué le da más ganancias y qué le genera más gastos. De ese modo, usted podrá recortar gastos más fácilmente, por ejemplo, en los momentos de crisis.

Con respecto a las entradas, usted puede separar el valor proveniente del pago de sus clientes actuales y de aquellos pagos que se originan de deudas antiguas, por ejemplos. Y en las salidas, puede haber categorías para gastos en materia prima, cuentas fijas, fondos de comercialización, entre tantos otras.

2.No mezcle los gastos personales con los gastos de la empresa

Este consejo es muy válido para empresas pequeñas y para profesionales de libre ejercicio. Usted puede perjudicar mucho la salud financiera de su empresa si mezcla sus gastos personales con el dinero de la caja. Tomar una cantidad de la caja de la empresa para pagar una cuenta particular es, por lo tanto. algo que debe evitarse.

Lo ideal es que todos los socios de la empresa tengan un salario y tomen de allí el dinero para pagar sus cuentas particulares, sin perjudicar el flujo de caja de la organización.

3. Tenga un software de gestión de caja

Manejar el flujo de caja a mano es muy arriesgado, pues es una práctica susceptible de errores. Por este motivo, lo más indicado es utilizar un software de gestión.

En el mercado existen diversos modelos de softwares de gestión, algunos son gratuitos, pero un poco limitados, y otros son pagos y con mayor disponibilidad de recursos. Le toca a usted definir cuál de ellos es el más indicado para la realidad de su empresa.

¿Todo listo para tener el flujo de caja perfecto en su empresa? Siguiendo estos pasos usted tiene todo para alcanzar el éxito. Y para que más personas lo logren, ¿qué le parece compartir este artículo en las redes sociales?