Blog

El mejor contenido en costos y rentabilidad.

8 consejos para tener el flujo de caja perfecto

8 consejos para tener el flujo de caja perfecto

¿Intenta tener un flujo de caja perfecto, pero no todo sale bien? Este es un problema que enfrentan muchas empresas que, sin saber, cometen errores simples que comprometen sus cajas.

Para que esto no le continúe ocurriendo, elaboramos 8 consejos, para que logre tener el flujo de caja perfecto. Entonces, que pueda aplicarlo con mayor precisión, veamos primero el concepto de flujo de caja. ¡Siga leyendo!

¿Qué es el flujo de caja?

El flujo de caja es una herramienta fundamental para controlar los gastos de la empresa. Aliado con el presupuesto, es un poderoso instrumento para una gestión inteligente, que guía a los socios para tomar decisiones futuras más precisas.

En cualquier organización que se precie, la caja funciona de la misma forma, con dinero que entra, la mayoría de las veces derivado de los pagos de los clientes, y dinero que sale para el pago de las cuentas. El movimiento de la caja no se da en un sólo día, sino en el transcurso de un período establecido para su cierre — generalmente, un mes. Los gerentes deben saber cómo administrar el flujo de caja para optimizar la gestión financiera de la empresa.

El flujo de caja perfecto ayudará a anticipar necesidades futuras o excedentes de recursos, lo que le permitirá programar préstamos o inversiones. Esta anticipación aumentará la eficiencia financiera de la empresa, que pagará tasas de interés más bajas en las operaciones de crédito u obtendrá tarifas más altas por las inversiones bancarias.

¿Cómo hacer un flujo de caja perfecto?

Para aquellos que nunca han mantenido un flujo de caja, comenzarlo puede ser un desafío, pero no hay muchas complicaciones. Con el tiempo y los buenos resultados obtenidos, la práctica se convertirá en un hábito. Solo necesita seguir algunos consejos de expertos en el tema para asegurarse de que el suyo salga perfecto. ¡Solo tiene que echarle un vistazo!

1. Establezca categorías para las entradas y salidas de caja

El primer paso hacia un flujo de caja perfecto es categorizar los ingresos y gastos de la empresa, porque de esa manera, sabrá claramente de dónde proviene la mayor ganancia y qué genera los mayores gastos. Así, puede recortar gastos con mayor facilidad en tiempos de crisis, por ejemplo.

En las entradas, puede separar el monto que proviene de los pagos de sus clientes actuales de aquellos pagos que se originan en deudas antiguas, por ejemplo. En los egresos, puede haber categorías para gastos con insumos, cuentas fijas, fondos para marketing, pagos de sueldos y beneficios de los empleados, entre muchos otros. Las categorías pueden variar, dependiendo del perfil y tamaño de la empresa.

2. Tenga en cuenta que ventas no es lo mismo que ingresos

Es muy importante comprender que las ventas son diferentes a los ingresos. En el flujo de caja, las ventas solo deben ingresarse cuando se reciben efectivamente, es decir, cuando se convierten en ingresos. Muchas empresas venden con tarjetas de crédito, por ejemplo, y en este caso, el dinero solo se recibe después de 30 días o más.

Otro punto a considerar es la probabilidad de incumplimiento, es decir, de no cobrar por una venta realizada a plazos, con cheques o duplicados. Por lo tanto, además de ingresar las ventas solo en el mes programado para la recepción, debe ser conservador y tener en cuenta que una parte de las ventas no se recibirá.

Con el tiempo, será más fácil proyectar este valor predeterminado en función del comportamiento de sus clientes. Dependiendo de la naturaleza de su negocio, estos valores predeterminados pueden ser más altos o más bajos que el promedio de otros sectores económicos.

3. No mezcle los gastos personales con los gastos de la empresa

Este consejo es muy válido para empresas pequeñas y para profesionales de libre ejercicio. Usted puede perjudicar mucho la salud financiera de su empresa si mezcla sus gastos personales con el dinero de la caja. Tomar una cantidad de la caja de la empresa para pagar una cuenta particular es, por lo tanto. algo que debe evitarse.

Lo ideal es que todos los socios de la empresa tengan un salario y tomen de allí el dinero para pagar sus cuentas particulares, sin perjudicar el flujo de caja de la organización.

4. Registrar todas las transacciones financieras

Ingresar todas las transacciones de entrada y salida, incluso las de menor monto, es esencial, especialmente para las pequeñas empresas. También es necesario considerar gastos imprevistos y potenciales, así como factores estacionales (ingresos y gastos que se producen en determinadas épocas del año). Esto tiene como objetivo proyectar con mayor precisión el tamaño de la reserva de efectivo que será necesario mantener para evitar que la empresa entre en números rojos.

5. Pensar a largo plazo

Cuantas más variables pueda incluir en la hoja de cálculo, más fácil será delinear un flujo de efectivo proyectado para un período más largo. Esto permitirá hacer planes para ampliaciones de producción, actualizaciones de tecnología u otras decisiones importantes de forma más segura.

6. Realizar un control diario

En las grandes empresas, no es necesario proporcionar a los socios a diario detalles sobre el flujo de caja, que es responsabilidad del departamento financiero. En las empresas más pequeñas, sin embargo, el propietario o director tiene que controlar las entradas, salidas y previsiones de transacciones financieras diarias. Este control le permitirá comprender mejor el desempeño comercial y el comportamiento del cliente, lo que le ayudará a afinar la gestión de la empresa.

7. No pasar por alto la importancia de las métricas

El flujo de caja ayudará en la generación de informes y gráficos que pueden ayudarlo mucho a controlar las finanzas de su empresa. No subestime ningún dato obtenido con el análisis del ingreso de entradas y salidas. En algunos casos, puede que incluso LE sorprendan los resultados y, a partir de ellos, aprovechar oportunidades, cambiar de rumbo o trazar estrategias aún más precisas para Su empresa.

8. Tenga un software de gestión de caja

Puede hacer el flujo de caja con la punta del lápiz o incluso llenar una hoja de cálculo de Excel en blanco en su computadora. Pero es muy arriesgado y laborioso, además de ser más susceptible a errores. El uso de software de gestión está más indicado.

En el mercado existen diversos modelos de softwares de gestión, algunos son gratuitos, pero un poco limitados, y otros son pagos y con mayor disponibilidad de recursos. Le toca a usted definir cuál de ellos es el más indicado para la realidad de su empresa. Si desea obtener más información sobre esto, lea esta publicación de blog de Wave, que enseña tres métodos para calcular el flujo de caja de la empresa.

¿Le gustaron los consejos sobre cómo preparar un flujo de caja perfecto para su empresa? Para que más personas tengan acceso a este contenido, ¡comparta este artículo en sus redes sociales!