Una empresa que presenta resultados negativos se encuentra en una situación delicada. Sin embargo, lo que muchos empresarios no saben es que un equilibrio positivo puede, en algún momento, enmascarar un problema. Para evitar este error, los empresarios pueden usar 2 herramientas simples: el flujo de caja y el estado de resultados (I/S).

Hoy en día, mantener una estrecha vigilancia sobre los procesos financieros de una empresa es una tarea fácil, ya que existen soluciones tecnológicas desarrolladas específicamente para este tipo de problemas comerciales.

Pero a pesar de esta facilidad, muchas empresas tienen dificultades para analizar sus números y no comprenden el motivo de sus pérdidas. Por lo tanto, este artículo tiene como objetivo ayudarle a comprender cómo el flujo de efectivo y las I/S pueden revelar la situación de su empresa. ¡Disfrute su lectura!

Flujo de caja e I/S: entendiendo los números de la empresa

El flujo de efectivo es una herramienta de contabilidad simple que se usa incluso para presupuestos familiares. Es una sustracción constante de los gastos en los montos obtenidos para verificar la capacidad de una empresa para cumplir sus compromisos y generar ingresos.

Con el flujo de efectivo, un emprendedor puede mejorar la planificación de gastos, ya que es capaz de planificar los costos esperados para el negocio y comprender qué activos recibirá la empresa (por ejemplo, recibir ventas pagadas en cuotas).

Además, al tener un flujo de caja detallado, la empresa obtiene seguridad financiera, a medida que se identifican los gastos, lo que permite que se encuentren posibles pérdidas.

Otro punto importante es la confianza en la toma de decisiones; después de todo, los líderes pueden confiar en el flujo de caja para conocer los riesgos que conllevan las nuevas inversiones, como la compra de equipos.

Sin embargo, hay un estudio contable más detallado que utiliza la información de flujo de efectivo como base: el estado de resultados (I/S).

I/S: una herramienta para mejorar los resultados de la empresa

Usemos un ejemplo para entender cómo calcular el I/S. Supongamos que la empresa X presenta la cantidad de R $100.000 (en reales brasileños) como ingresos.

El primer paso es restar de esta cantidad todos los impuestos relacionados con la empresa que deben pagarse. En este ejemplo, la cantidad es de R $5,000. La Compañía X tiene, entonces, R $95,000 de ganancia bruta.

El siguiente paso es descontar la cantidad de gastos variables de la ganancia bruta. Los gastos variables son aquellos que cambian según los resultados del negocio. Por ejemplo, gastos en proveedores.

En el caso de la empresa X, esta carga fue de R $40,000. Es decir, esta compañía tiene R $55,000 de ganancia operativa. Si este resultado es negativo, significa que la compañía está pagando literalmente para trabajar.

Ha llegado el momento de descontar la cantidad de gastos fijos, que son aquellos que no dependen del rendimiento de la empresa, como el alquiler, el proveedor de Internet, la electricidad, etc.

En este caso, el monto es de R $20,000. Alcanzamos la cantidad de R $35,000.

Ahora es el momento de descontar los gastos de personal, incluida la remuneración de los socios. El resultado final es el ingreso neto del año fiscal.

Flujo de caja e I/S: revelando la liquidez de la empresa

La liquidez es la capacidad de convertir activos en capital. Cuanto más fácil es esta tarea, más líquido es el activo. Por ejemplo, vender la sede de la empresa es una tarea con baja liquidez porque puede llevar meses.

Cuando un emprendedor utiliza el flujo de efectivo y las I/S para conocer la situación financiera de la empresa, descubre la capacidad de la empresa de pagar sus cuentas, algo que está directamente relacionado con la capacidad de inversión y puede definir el crecimiento de la empresa.

Por lo tanto, asegúrese de preparar un buen flujo de caja e I/S. Tenga en cuenta que muchos programas de software hacen este trabajo de manera segura y automática.

Si le gustó esta publicación, ¡Síganos en Facebook para recibir más información!