Todo empresario sabe que tener un control de los gastos de la empresa es importante, sin embargo, en momentos de saldo positivo esta preocupación pasa desapercibida, ganando nuevamente la atención sólo a la hora de lidiar con los momentos de recesión económica — como el que vivimos actualmente.

A la hora de encarar una crisis, tres palabras deben destacar: gestión de costos. ¡Conozca más sobre el asunto!

¿De qué se trata?

Básicamente, hacer una gestión de costos es repensar los costos  involucrados en la producción de un producto o servicio ofrecido por la empresa. En una fábrica de calzados, por ejemplo, este trabajo analizaría todos los costos involucrados para alcanzar el objetivo final que es producir el calzado.

Algunos empresarios creen que en este caso lo importante es recortar gastos, pero realizar estos recortes sin estudiar antes el impacto puede ser peligroso. Por ejemplo: una empresa decide despedir a los empleados temporales, pero meses después no puede aceptar un encargo grande porque no tiene empleados suficientes para tomar cuenta del pedido.

¿Cómo hacer una gestión de costos?

El primer paso para hacer una gestión de costos eficiente es identificar desperdicios. Piense en su empresa como una casa. ¿Qué consejo le daría a una ama de casa que reclama por el alto presupuesto doméstico, pero vive dejando las llaves de agua abiertas?

Para identificar en qué punto su empresa está desperdiciando recursos, es importante monitorear los procesos internos a fin de percibir si ellos se están realizando de forma eficiente.

Usted puede estar perdiendo ventas porque los vendedores no pasan la información correcta, por ejemplo, evidenciando una falla en los procedimientos de contratación y/o capacitación de los empleados.

¿Disminuir la calidad es una opción?

En momentos de crisis económica, las personas replantean sus gastos. Su cliente puede hacer lo mismo y pasar a consumir otra marca, más económica, para economizar. Por lo tanto, el empresario debe tener una visión a largo plazo y saber qué las crisis vienen, pero también se van. Así que, debe analizar el riesgo que puede traerle a futuro alterar la calidad de su producto.

Esto no significa que la empresa no pueda revisar los contratos con los proveedores, ¡al contrario! Los momentos de caída en la economía piden esta postura. El proceso de compra debe dar prioridad al mejor proveedor, ante el menor precio.

Decisiones acertadas

Algunas decisiones fundamentales para la empresa deberán tomarse rápidamente, por ello, los datos relacionados a las compras y costos deben ser analizados con precisión.

Tener esta información digitalizada es fundamental, pero de nada sirve tener cientos de hojas de cálculo que nadie entiende. Este tipo de almacenamiento y análisis hace que la empresa pierda tiempo y dinero.

Hacer una buena gestión de costos implica tomar decisiones correctas y, para esto, se necesita tener siempre a mano, información de calidad sobre el liderazgo de la empresa.

Empresas de diversos tamaños ya utilizan softwares para mejorar la gestión de la información del negocio. Estos programas no sólo organizan, sino que analizan os datos, ayudando a la empresa a tomar mejores decisiones.

La gestión de costos debe realizarse no sólo en momentos de crisis, sino en estos momentos en que se han vuelto esenciales. ¿Qué tal comenzar ahora?