El patrimonio de una empresa es mucho mayor que sus resultados de rentabilidad. Ese patrimonio incluye, por ejemplo: maquinaria, inmuebles, inversiones, etc. Todo eso puede ser transformado en capital, ayudando a su empresa a invertir o a pagar a los acreedores. Sabiendo esto, se vuelve muy importante para un empresario saber calcular el índice de liquidez de cada inversión en su negocio.

En este artículo aprenderemos más sobre este tema fundamental para la salud financiera de cualquier empresa. ¿Comenzamos?

Al final, ¿qué es la liquidez?

Es un indicador financiero que muestra cuanto la empresa posee en recursos. De este modo, es posible entender la capacidad de endeudamiento del negocio. Cada inversión posee una liquidez diferente. Un inmueble, por ejemplo, posee baja liquidez, o sea, no es posible transformarlo rápidamente en capital.

Para saber cuál es el índice de liquidez, los empresarios necesitan consultar el balance patrimonial de la empresa. De esa forma, está claro si la empresa posee activos suficientes para realizar sus obligaciones. Un emprendimiento puede percibir que no tiene la solvencia necesaria para expandir sus operaciones, por ejemplo.

Cuanto mejor sea el índice de liquidez de una empresa, mayor será su salud financiera. Por ejemplo: si después del cálculo el resultado es superior a 1, esto significa que el negocio tiene un buen margen de capital y es capaz de pagar sus deudas sin comprometer las inversiones.

Si el resultado del cálculo fue muy cercano a 1, eso quiere decir que la empresa posee la cantidad exacta para cumplir sus obligaciones, quedando sin recursos luego de cumplirlas.

Si el cálculo resulta ser cero o un número menor, eso quiere decir que la empresa no tiene cómo pagar a sus acreedores. Lo que es una situación preocupante.

¿Cómo calcular los tipos de Índices de Liquidez?

Liquidez Corriente

El índice de liquidez corriente tiene un enfoque a corto plazo. Por eso, para calcularlo es necesario consultar el activo circulante del negocio, así como las obligaciones financieras inmediatas.

La fórmula es la siguiente: activo circulante/pasivo circulante.

Liquidez seca

Con un enfoque aún mayor a corto plazo, el índice de liquidez seca excluye el activo circulante del stock del negocio, pues en esa cuenta entran solo los recursos que ya posee la empresa. La liquidez seca es por lo tanto menor que la liquidez corriente.

Su fórmula es: (activo circulante – stock) /pasivo circulante

Liquidez Inmediata

Al contrario de los otros índices de liquidez citados, este cálculo no lleva en consideración el activo circulante, solo lleva en cuenta los recursos que ya posee la empresa, en otras palabras el saldo en las cuentas bancarias, el capital en caja y las inversiones financieras con liquidez inmediata.

Para calcularla, se usa la siguiente cuenta: disponible/pasivo circulante

Es necesario tener cautela para analizar este índice. Tener más dinero en la cuenta que deudas en corto plazo siempre es algo positivo. Dependiendo de factores externos, como la inflación, esos recursos pueden perder su valor.

Liquidez General

Con enfoque a largo plazo, el índice de liquidez general lleva en cuenta los recursos que la empresa ya tiene, además de los que vendrán. Lo mismo vale para las obligaciones. Los datos necesarios para calcular este índice son encontrados en el balance patrimonial de la empresa.

Calcularlo es simple: (activo circulante + realizable a largo plazo) / (pasivo circulante + pasivo no circulante)

Tener acceso a las informaciones correctas es fundamental a la hora de saber cuál es el índice de liquidez de su empresa. Por eso, no deje de usar la tecnología para almacenar la información financiera de su negocio. Además de eso, recuerde que estos cálculos son complementarios a otros estudios financieros.