El mercado competitivo actual exige no sólo que las empresas estén bien posicionadas en el segmento, si no, principalmente, que logren una buena gestión administrativa, capaz de transmitir confianza. Esto quiere decir que no basta hacer un trabajo satisfactorio, es necesario que éste siga métodos con resultados de excelencia.

El hecho es que no existe una fórmula que todas las organizaciones puedan utilizar, siendo preciso adecuarse a la realidad y necesidad de cada una de ellas. Habiendo encontrado este equilibrio, y teniendo personas comprometidas en pro del mismo fin, es posible obtener resultados óptimos.

¿Quiere saber más de este tema? Entienda la importancia de la gestión administrativa para los negocios y vea como ella puede generar óptimos resultados. ¡Buena lectura!

Conozca los beneficios de una buena gestión administrativa

Hacer una buena gestión administrativa trae diversos beneficios para una empresa. A continuación, vamos a abordar algunos de los más importantes y que causan los mayores impactos en el cotidiano corporativo. ¡Compruébelos!

Mantención saludable de las ganancias

Sin control de gastos, reducción de pérdidas y, principalmente, confianza en los datos, es imposible mantener las finanzas al día. Al conseguir organizar todas las áreas de la empresa, incluso el departamento financiero, es más fácil manejar el flujo de caja.

Establecer la periodicidad y la manera de hacer este control es de gran valor. Además, es necesario centralizar la información, evitando duplicidad y errores a la hora de enviarla a otros lugares.

Para esto, es necesario cambiar las diversas hojas de cálculo por un sistema confiable, al que pocas personas tengan acceso a la hora de editarlo.

Aumento en la productividad

Es posible identificar qué equipos desarrollan mejor cada tarea específica y enfocarse en sus puntos fuertes. Identificar las fallas en los procesos y corregirlas es más eficiente, pues reduce la pérdida de tiempo y, muchas veces, de recursos.

Con la identificación y corrección de fallas, es posible producir más en menos tiempo, utilizando menos recursos — lo que garantiza mejores resultados.

Ayuda a alcanzar las metas

Lograr las metas y resultados muchas veces es el reflejo de una buena gestión administrativa. Esto ocurre porque el foco pasa a ser la creación e implantación de procesos más eficientes y que garantizan el logro de los objetivos planeados.

Los administradores empiezan a concentrar su esfuerzo en las actividades intelectuales y no en las poco valiosas, y logran tener una mejor percepción, además de que el control pasa a ser más fácil de llevar a cabo. Además de eso, la realización del control pasa a ser más fácil.

Generación de satisfacción a clientes y empleados

Los procesos más eficientes se reflejan en la calidad y en los tiempos, lo que permite que los clientes tengan sus necesidades atendidas y superadas. La relación con ellos también puede volverse más próxima para comprender mejor sus necesidades y tener productos y servicios que puedan suplirlas.

Los empleados también quedan más satisfechos al percibir que no hay un desgaste tan grande y una pérdida de energía en tareas irrelevantes. Ellos pasan a sentirse más escuchados y a formar parte del proceso de transformación, siendo cada vez más valorados.

Promoción de la toma de decisiones basadas en datos

La toma de decisiones se produce basada en los resultados. Esto quiere decir que, como ha habido seguimiento de todo lo que está sucediendo, hay registros de ello. Y en base a estos registros se consiguen tomar mejores decisiones mediante el análisis de los escenarios anteriores, presentes y de la planificación a futuro.

La gestión administrativa ayuda a mejorar los resultados como un todo y a trabajar en los procesos y resultados. ¡Si todavía tiene alguna pregunta, deje sus comentarios para que podamos mostrarle lo importante que es para su empresa!

Consejos para hacer una gestión administrativa efectiva

Hacer una buena gestión administrativa requiere dedicación, mucho estudio y efectividad en los procesos. Vea los consejos que separamos a continuación para garantizar una gestión administrativa eficiente para su empresa.

Haga una buena planificación

Es imposible hacer una gestión eficiente sin una buena planificación. Es él quien determina todas las directrices que la organización necesita seguir para obtener el éxito deseado. Por eso, es fundamental que los objetivos estratégicos estén muy bien definidos y estén bien claros para todos los colaboradores.

Dedíquese a definir metas simples y factibles y asegúrese de que estén alineadas con los objetivos estratégicos. Cree indicadores para seguir el progreso de estas metas, pero tenga mucho cuidado para no crear medidores innecesarios.

Preste atención a todos los procesos de la empresa

Acompañe de cerca todos los indicadores. Asegúrese de que cada proceso tenga una persona responsable de mantenerlo y hacer el escrutado de sus resultados. Esta persona debe informar periódicamente y justificar las principales desviaciones. Además, debe ser capaz de proponer un plan de acción cuando un indicador no presenta buenos resultados.

De esta forma, cualquier problema que un proceso presente será tratado aún al principio, antes de tomar grandes proporciones y convertirse en incontrolable. Esta puede ser la gran diferencia entre el éxito y el fracaso de una empresa.

Haga evaluaciones periódicas del funcionamiento de la compañía

Reúnase con los gestores de su empresa, como mínimo, una vez al mes para dar los resultados generales de cada área. Así como los procesos, los gestores necesitan tener metas para garantizar el buen desarrollo de la planificación estratégica.

En sectores más críticos, lo ideal es hacer reuniones quincenales o semanales. La periodicidad dependerá de la característica de cada sector y del grado de impacto que surja en los resultados generales de la organización.

El punto primordial es que ese seguimiento nunca sea menospreciado. Por más atribulada que esté su agenda, esa evaluación constante es lo que garantizará que la empresa vaya bien y que la rentabilidad se esté manteniendo.

Comuníquese siempre con su equipo

Los problemas de comunicación son los mayores villanos dentro de las organizaciones. Nada puede ser más destructivo, dentro de una empresa, que la famosa “radio peón”.

Muchos rumores pueden ser evitados, manteniendo una comunicación clara, transparente y directa con sus gestores y, éstos, con su equipo. Los chismes de pasillo pueden afectar el clima organizacional y, consecuentemente, la productividad general de los colaboradores.

Además, la falta de comunicación puede hacer que los gestores tomen decisiones erróneas o precipitadas, en desacuerdo con los objetivos pretendidos por la organización. Garantiza que todo el cuerpo de profesionales esté alineado y a la par de todos los directivos de la planificación estratégica.

Un último punto importante es atentar a los factores que pueden perjudicar la gestión administrativa de una organización. Para evitar que uno de los factores más perjudiciales afecte a su empresa, consulte nuestro artículo “Gestión de costos empresariales: errores comunes“. ¡Comencemos!

¿Conoce los desafíos de la reducción de costos? Haga clic aquí y descargue el e-book “Los 7 mayores desafíos para una reducción eficiente de los costos“.