Empresarios de todo el mundo trabajan arduamente para hacer que sus empresas sean más competitivas y ganen cada vez más espacio en el mercado. Para lograr este objetivo, muchos empresarios no ahorran esfuerzos ni inversiones, lo que puede crear un problema derivado de un proceso presupuestario deficiente.

El proceso presupuestario es esencial y debe aplicarse en todas las esferas de la vida financiera de una persona, desde las finanzas personales hasta los procesos financieros de una empresa.

¿Desea saber si su empresa está desarrollando un buen proceso de presupuesto? ¡Lea este artículo hasta el final!

Proceso presupuestario: mucho más allá de las hojas de cálculo

Es muy importante mantener el control sobre la información financiera de la compañía, pero aún más importante es interpretarlos, ya que los datos extraídos de este análisis pueden indicar qué dirección debe tomar la empresa.

Por lo tanto, el proceso presupuestario utiliza la información financiera interna junto con el escenario externo (economía, crecimiento del mercado, comportamiento de consumo, etc.) y presenta posibilidades para la empresa.

Un buen ejemplo es una concesionaria que quiere abrir una sucursal en una ciudad mediana, y puede reconsiderar esa decisión al ver los resultados de su proceso presupuestario. La inversión es muy alta y el mercado se está desacelerando, lo que indica una pérdida que podría poner en peligro el futuro de la compañía.

Planificación presupuestaria: cómo hacerlo

El primer paso es tener un control total sobre la información financiera de la compañía. En este caso, puede ser interesante reemplazar las hojas de cálculo de Excel por sistemas de control de información automatizados.

Al hacerlo, se reduce el riesgo de errores humanos en la gestión de dichos datos, mientras se acelera la velocidad de procesamiento de la información.

El segundo paso es tener metas de crecimiento y expansión bien definidas. Con eso, es posible dibujar diferentes escenarios y ajustar las decisiones de la compañía para lograrlos.

En resumen: si las decisiones de su empresa a menudo se toman de forma automática y entusiasta, significa que no tiene un plan presupuestario a seguir y que puede poner en riesgo el efectivo de su empresa.

Planificación presupuestaria: ventajas

La economía es cíclica y los períodos de crecimiento se alternan con las recesiones. La empresa enfrentará problemas cuando no tenga un plan de acción para aprovechar los momentos de crecimiento o para lidiar con periodos de disminución de ventas.

Además de proporcionar esta seguridad, la planificación presupuestaria también es un aliado fuerte para eliminar el desperdicio, ya que impone límites al presupuesto de cada sector. Esto obliga a los directores a buscar formas creativas y eficientes de lidiar con las limitaciones de recursos.

Otra ventaja es el uso racional del capital de la empresa, evitando gastos que no son respaldados en estudios y no tienen un rol estratégico en el desarrollo de la empresa. Esto reduce considerablemente la toma de decisiones amateur en la empresa y, por lo tanto, gana firmeza.

Este tipo de estrategia interna puede ser fundamental para que una empresa supere a sus competidores, y ahora que ha comprendido más acerca de la importancia del proceso presupuestario, puede aplicarlo en su empresa.

Si le gustó este artículo, consulte nuestro blog y tenga acceso a textos sobre el mundo de los negocios. ¡Es una excelente manera de mantenerse actualizado!