Profesionales calificados, herramientas tecnológicas, buena estructura de trabajo y gestión financiera eficiente: son algunos factores determinantes para que una empresa pueda desarrollarse y destacarse en el mercado.

Pero para que todo suceda de acuerdo con la planificación estratégica de la empresa, es necesario estar atento a otros factores administrativos, como la gestión de desempeño — que es considerada un punto esencial entre las prácticas administrativas  actuales.

Para entender lo que es la gestión de desempeño y saber cómo ese concepto puede ser aplicado en su empresa, ¡preste atención a las sugerencias de este post!

¿Finalmente, qué es la gestión de desempeño?

La gestión de desempeño surge como una alternativa a las técnicas tradicionales usadas para comparar los resultados alcanzados con los resultados esperados. Los modelos tradicionales tomaban en cuenta, en  sus evaluaciones, sólo el trabajo planeado previamente. Los modelos actuales, permiten que, durante la ejecución de las acciones, puedan realizarse correcciones en los posibles desvíos ― lo que genera más eficiencia en el cumplimento de las funciones determinadas por la empresa.

Ese proceso parte de la idea de que es necesario compartir los objetivos de la empresa con sus colaboradores, ofreciendo los mecanismos necesarios para que puedan tener un mejor desempeño — además de motivarlos a cumplir con  sus labores diarias en la empresa. Para eso, es necesario delimitar los objetivos estratégicos, definir funciones, establecer los objetivos de cada empleado, además de ofrecer los mecanismos para que puedan trabajar y acompañar el análisis del desempeño.

¿Cómo se aplica este tipo de gestión?

De manera general, podemos dividir la gestión de desempeño en dos momentos. El primero está enfocado en la empresa, o mejor dicho, en las actividades de una empresa. Ese momento exige mayor control de los procesos corporativos, de forma que garantice que los resultados pre-definidos puedan ser alcanzados de manera satisfactoria. Para evaluar esta etapa, es necesario analizar los indicadores de la propia empresa.

El segundo momento está enfocado justamente en las personas. Sus colaboradores necesitan cumplir las metas que se establecieron, pero necesitan ser flexibles para adaptarse a los cambios que pueden venir tanto de la empresa, como del propio mercado. Esa capacidad de adaptación permite que los procesos en ejecución puedan ser corregidos para que las metas sean alcanzadas de la mejor manera posible.

¿Cuáles son los pilares de la gestión de desempeño?

Para que se pueda realizar la gestión de desempeño en su empresa, es necesario basarse en tres pilares. Conozca cada uno de ellos:

Mejoría continua

El mercado es altamente competitivo y, para destacarse, es necesario innovar y reinventarse. Para eso, es preciso crear una política dedicada a la mejoría continua de sus  procesos, lo que implica cambios. Esos cambios pueden enfrentar resistencia, entonces es necesario, también, trabajar con sus colaboradores.

Alcance de los objetivos

Para ofrecer los mejores productos y servicios, la empresa necesita definir claramente cuáles son sus metas y estipular un modelo de trabajo para poder alcanzarlas. Las metas deben ser específicas, mensurables, alcanzables, relevantes y temporales.

Perfil de competencias

Para alcanzar las metas propuestas y lograr mantener un sistema de mejorías continuas, es necesario contar con un equipo de profesionales calificados para el trabajo en particular. Su empresa necesita contar con un equipo de colaboradores alineados a sus objetivos y exigencias.

¿Por qué hacer a gestión de desempeño?

Ese modelo de gestión genera varios beneficios a la empresa. Los objetivos de trabajo son compartidos, sus colaboradores trabajan más motivados, la productividad aumenta y la tasa de éxito en los proyectos tiende a crecer. Así, el trabajo se vuelve más eficiente y se cumple con las expectativas de los clientes.

Adicionalmente, es posible crear un ambiente en el que sus empleados sean valorados y tengan aún más  estímulo para el desarrollo profesional — debido a que necesitan mejorar constantemente sus habilidades para alcanzar los objetivos.