La reducción de costos es un tema esencial para el posicionamiento de una empresa en el mercado. Esta etapa viene acompañada de una serie de retos, al final no basta con recortar los gastos y el personal. Es necesario invertir en planificación.
La gestión estratégica es una herramienta que puede auxiliar a los administradores de una empresa para aumentar la rentabilidad, evitar perdida de recursos, colocarse frente a la competencia y sobresalir en el mercado.

Para el post a continuación, hemos reunido 5 consejos para optimizar su evaluación de costos y tomar ventaja competitiva. ¡Acompáñenos!

Incluya la reducción de gastos en las metas de la empresa

Puede parecer un consejo obvio, pero muchas empresas no incluyen la reducción de costos  en  sus metas. La gestión estratégica está dirigida, no solamente al aumento de las vendas, sino a un análisis previo de los gastos que no afecten aspectos esenciales de la empresa o la calidad del servicio. Una planificación inteligente es el camino para inversiones realmente necesarias que lleven al crecimiento, y no a la quiebra.

El cliente siempre es lo primero

Reducir costos comprometiendo el estándar de calidad de su empresa no es una estrategia inteligente. El cliente es la principal fuente de recursos de una empresa, por ello, recortar gastos en productos, servicios y atención, causará una repercusión negativa en la imagen y una grave caída en las ventas a mediano y largo plazo.

Comprometer al personal

Monopolizar la gestión estratégica de la empresa es un gran error cuando se trata de reducción de costos. La comunicación interna debe estar enfocada en integrar a todos los empleados en la misma causa.

No sólo en la búsqueda de soluciones, sino en el aumento de la productividad y en las acciones del día a día, como la diminución en el consumo de productos de limpieza, del uso de energía y teléfono, así cualquier actividad que pueda minimizar los costos.

Utilice la cadena de valor como apoyo

El concepto de “cadena de valor” desarrollado por Michael Porter, es una forma eficiente para identificar actividades que agregan valor a una empresa, así como lo que puede descartarse en su funcionamiento, desde fuentes de materia-prima hasta la entrega del producto o servicio al consumidor final.

Esta cadena se divide en actividades primarias relacionadas con la venta, mantenimiento y soporte, como:

  • Logística de entrada
  • Operaciones/Producción
  • Logística de salida
  • Marketing y ventas
  • Servicio

Y actividades de apoyo a las actividades primarias:

  • Infraestructura
  • Gestión de Recursos Humanos
  • Desarrollo Tecnológico
  • Compras y Suministros

Estructurando la empresa con este modelo, el administrador puede evaluar los costos más fácilmente, identificar qué afecta la ganancia, las actividades que agregan o no valor y cómo es posible optimizar el servicio al cliente.

Adapte modelos preestablecidos a la realidad de su empresa

Además de la cadena de valor, muchos especialistas se enfocan en modelos de Michael Porter con el fin de detectar defectos, evitar reproceso y aumentar la competitividad. Las estrategias genéricas propuestas por el profesor de Harvard Business School, se enfocan en:

  • Liderar en costo total: ofrecer tarifas más bajas que la competencia;
  • Diferenciación: cuando la empresa crea algo considerado único para sus clientes;
  • Enfoque: estrategia en la cual el administrador debe enfocarse en sólo un objetivo estratégico, y no en el mercado como un todo.

Estos modelos son muy eficaces para dirigir su gestión estratégica, pero todas las teorías, presentan aspectos que pueden no encajar en sus metas y modelo de negocio. Lo ideal es que defina la mejor estrategia de acuerdo con su alcance y la integre a otras herramientas empresariales.

¿Le han gustado estos consejos? Si usted está buscando soluciones avanzadas de gestión estratégica, no deje de contactarnos!